Conflicto interno

Lo obvio es aportar a la sociedad. Lo obvio es contribuir a construir un mundo mejor. Aportar un grano de arena en esa dirección. Pero es difícil. Se intenta todos los días, pero es difícil. Es difícil cuando con los años me doy cuenta que la base de la felicidad (o al menos de mi felicidad) es la tranquilidad y la paz mental, y es difícil cuando reiteradamente me encuentro con que la gente (en general, no en particular) genera más una señal de disturbio que de aporte a esa tranquilidad y paz mental individual. O sea que la gente (la sociedad) es más fuente de infelicidad para mí como individuo. Me encuentro en la tensión de contribuir a mejorar algo que muy poco me contribuye como individuo. Es un conflicto interno que tengo desde hace mucho. Entre la individualidad y ser parte útil de la sociedad. Tal vez a los introvertidos nos pasa eso todo el tiempo. No me encuentro tan seguro de eso.