No más noticias

No voy a ver, ni a escuchar, ni a leer más noticias. Es todo un juego de manipulación para intereses particulares. Es triste como cada medio parece tener su agenda. Aunque sé que la objetividad total es difícil de lograr, al menos deberían hacer un pequeño esfuerzo. Es la consecuencia lógica de que los medios estén patrocinados o por grupos económicos, o gobiernos, o partidos políticos. Y las redes sociales son simplemente un espejo de esta situación, pero incluso son más extremas. La violencia, la calumnia y las mentiras imperan en redes como Twitter. Las redes sociales son el alcantarillado de los medios tradicionales. Y, peor aún, causan adicción a mucha gente que no puede dejar de usarlas en pro de su salud mental. Por eso, no más noticias ni redes sociales para mí. La música, la lectura y el cine llenaran esos espacios.