La mañana es nuestra amiga

Las mañanas deben ser las horas de mayor actividad. Hacer las cosas más apremiantes y urgentes en las primeras horas de la mañana es un truco de productividad que realmente funciona. Al llegar al mediodía hemos avanzando fuertemente y queda el resto del día para las cosas importantes, los análisis concienzudos o el disfrute. La mañana es nuestra amiga. Levantarse a las 4AM puede ser un sacrificio, pero después de los primeros 20 minutos los beneficios suelen ser increíbles. Además después de 3 meses de madrugar ya se vuelve un hábito y el esfuerzo que conlleva prácticamente desaparece. La mañana es mi amiga.