Reforma policial

La policía en Colombia debería ser una fuerza civil y local (no nacional) que opere sólo bajo el mando absoluto del alcalde, y solamente en municipios con una población mayor a 100,000 habitantes donde se amerite. También se debería crear un cuerpo intermedio entre la policía y las fuerzas militares, algo así como una gendarmería que opere bajo las órdenes del gobernador y que sea de jurisdicción regional (con especial énfasis en pueblos y zonas rurales donde no exista policía). Creo que más que el hecho de que la policía sea civil o militar, el problema real radica en que es una organización comandada nacionalmente pero que se pretende que actué bajo las ordenes de mandatarios locales. Eso es un total galimatías que solo crea ambigüedad y descontrol y le da la oportunidad a los alcaldes de lavarse las manos en situaciones críticas o crear tensiones entre la policía y los alcaldes. Además debería eliminarse el Ministerio de Defensa y crear un departamento nacional de seguridad como una dependencia del Ministerio de Justicia con labores meramente administrativas (no operativas). El comandante general de las fuerzas militares debe tener como jefe inmediato al Presidente y no a un político de turno que pretenda saber más de milicia que los mismos militares manejando un ministerio totalmente innecesario.