Lidiar con el ego

Siempre he sido introvertido y no muy sociable. Pero con los años se me han acentuado bastante esas características. Anteriormente hacía un gran esfuerzo para encajar, para cultivar amistades, para hacer cosas “juntos”. Pero ahora en mis 40s me harto muy fácilmente de lidiar con el ego de la gente (que tal vez tenga mucho que ver con lidiar con mi propio ego). No soporto la arrogancia. No soporto la prepotencia. Ni el clasismo, ni el arribismo, ni el racismo (y ya entrado en gastos, no soporto el socialismo aunque trato de tolerar a los socialistas para no dañar mi karma). Cada vez más disfruto la soledad, mi propia compañía. Cada vez amo más a mi perro y a la Naturaleza. Cada vez más amo la paz mental de no tener que lidiar con nadie. ¿Es malo eso? Muchos dicen que sí. Que llevarlo al extremo es malo. Yo lo dudo. A veces pienso que esas opiniones ampliamente difundidas son una conspiración para programar la mente de los seres humanos a fin de que odien la soledad y no tengan el tiempo suficiente para encontrarse a sí mismos. ¡Amo la soledad! Y soporto cada vez menos lidiar con (el ego de) la gente.