Las dos cosas más difíciles de lograr en la vida

Hay dos cosas en la vida que son realmente complicadas de lograr y, por lo tanto, es de admirar cuando alguien las logra: Criar bien a un hijo y crear una compañía que sobreviva el tercer año y se vuelva exitosa. Criar un hijo bien es entregarle a la sociedad un buen ciudadano pero sobretodo una buena persona: Alguien con pensamiento crítico, con disciplina y con empatía; alguien que ejercerá su libre albedrío como mejor le parezca pero que jamás antepondrá eso a los derechos de los demás; alguien que no haga daño deliberadamente. Una madre o padre que logre eso es admirable porque en realidad nadie está realmente preparado para ser madre o padre. Crear un negocio desde cero y sacar la empresa adelante al lograr que sobreviva exitosamente después de los 3 primeros años es también una proeza por pequeño que sea el negocio; es sobreponerse cuando las probabilidades están en contra; es ser un poco un quijote con fe pero también con un poco de locura; es el ejemplo vivo de la perseverancia, la disciplina y la tenacidad. Mi admiración para todos esos padres y madres que levantaron excelentes personas y todos esos empresarios exitosos que generan empleo y mueven la economía después de haber creado una empresa desde cero: Son ejemplos y son casi héroes porque han contribuído al avance y al bienestar de la sociedad y lo han hecho desde la maneras más complicadas que también son las más admirables.