Las redes sociales son para monos

El tiempo gastado en las redes sociales es un total desperdicio a menos que se usen como generadoras de ingresos o para incrementar el alcance de un negocio. Cualquier otro uso es inútil, sea para difundir opiniones políticas u opinar sobre tendencias, celebridades o asuntos personales. En realidad las redes sociales solo fueron un intento (exitoso) de volver a concentrar el redil que se estaba dispersando mediante blogs y sitios web personales, algo que amenazó seriamente el statu quo de los que dominaban y controlaban la información (y el conocimiento) en el pasado. Ahora vuelven a tener el control pero de una manera mucha más efectiva: En tres plataformas donde todos es medible y manipulable por medio de algoritmos. Los humanos de la gran masa (que se comportan como simios u ovejas en estas plataformas) vuelven a perder a pesar del ímpetu que tuvo la democratización de Internet al inicio de este siglo. Tal parece que las masas están condenadas a perder siempre.