Días de baja vibración

Hay días que por alguna razón uno amanece odiando al mundo. Así no sea la intención. Esos días es mejor retirarse y tratar de estar solo (aunque a veces no se puede). Por algún instinto uno trata de descargar la mala energía en los demás y pues… no es justo. Debe haber claramente una causa, pero en algunos de esos días negros yo sinceramente no encuentro ninguna causa. ¡Inteligencia emocional! Toca usarla para tratar de sobrevivir en esos días negros.