La falta de sol también afecta al alma

Asolearse moderadamente todos los días o casi todos los días es bueno no sólo para el cuerpo sino para el alma. Al igual que con la Luna, la luz solar tiene un efecto benéfico en el ánimo. Quedarse demasiado tiempo sin exponerse a la luz solar puede generar depresión.